Uncategorized

Infantil Compromiso

Hola pobreza,

No me importa que me sigas, que vivas a mi lado cuando despierto, me alimento, me visto o cuando intento descansar; déjame crecer, mi cuerpo escucha mi pensamiento que se fortalece con todo lo que traes a mi vida y hoy es el día de demostrártelo.

Es de noche, mis piernas están agotadas por el peso que ejerce todo lo que me rodea y me hace sufrir, pero afortunadamente tengo una guardiana que me da esperanza, y un fiel amigo metálico con ruedas de goma que nos acompaña siempre.

No me importa perder el tiempo destinado para dormir, debo estar cuidando de mi sueño, pero deseo enfrentarte pobreza mental. Mi cuerpo entiende lo que amo y mi poca edad no me convierte en algo diferente a un ser humano con anhelos, deseos de destrozar un estúpido pensamiento bajo, absurdo de miseria que se me ha inyectado en la sangre por cada persona que me rodea.

Es tarde, pero estoy tranquilo y resguardado por la nobleza de un corazón que entrega protección aún necesitándola, cuida mi sueño y me defiende del silencio y oscuridad de la noche. Es mi única compañía para lograr algo importante en éste momento de mi corta vida, para alcanzar mis deseos de comprender totalmente que mi ropa sucia, las puertas degradadas de mi casa, que no es un hogar, y los enfrentamientos entre lo que observo y lo que deseo amar, nunca van a ser más fuertes que mi inocencia ante diversos caminos a seguir.

“Hoy decidí abrazar a mi hermanita y responder por mi tarea en las escuela”

By: Andrés Alberto Amador Bernal

@AndresAmador2

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s